Reflexiones y artículos

Nuestros «modos de andar»

“El modo de andar revela si alguien camina ya por su propia senda”, argumenta Nietzsche por boca de Zaratustra. El modo de andar puede entenderse de múltiples maneras, aunque si nos atenemos estrictamente a la literal, no deja de resultar agudísima además de curiosa y original, dicha observación.
“Modo de andar” es también una representación muy visual de referirse al modo de conducirse, de encarar los asuntos de la vida. El estilo personal de razonar, sopesar, deducir. También traduce la disponibilidad y funcionalidad del flujo creativo, de los sentimientos e intuiciones del individuo. En definitiva, Nietzsche alude al grado de conexión consciente alcanzado por la persona consigo misma, con ese centro o fuente arquetípica e inconsciente, la personalidad profunda. (…)

De puertas para adentro

Diez reflexiones generales para un tiempo de retiro y confinamiento en positivo

1. Todas las cosas son transitorias. Las dificultades también. Este puede —y debería— ser un tiempo para la reflexión y revisión de cuantos valores articulan tu vida personal.
2. El optimismo realista, la esperanza, el valor y la determinación positiva hacia la vida, fortalecen el sistema inmunitario y estimulan la vitalidad natural de nuestro entramado psicofísico.
3. Practica, siempre que repares en ello, el autodistanciamiento (V. E. Frankl). Todos los seres humanos disponemos de la capacidad para distanciarnos emocionalmente de las situaciones más adversas, así como de los muchos pensamientos irracionales que perturban e inquietan nuestra interioridad personal.
4. Familiarízate todo lo que puedas con tu modo involuntario de respirar. Hazte plenamente consciente de esta función fisiológica fundamental. Sin intervenirla o modificarla, siente y aprecia su extraordinaria capacidad para oxigenarte y aliviarte, tanto física, como mentalmente. Aprende a respirar mejor de lo que lo haces.
5. No te entregues a la desidia ni a la inacción. Mantén tu cuerpo activo en la medida que puedas. Presta particular atención a tus posturas corporales inadecuadas. Mantén, siempre que te sea posible, tu columna erguida y distendida a la vez. 
6. Si mantienes tu mente atenta y conectada a lo presente, momento a momento, verás disiparse por sí mismos los síntomas de la angustia y la ansiedad. La calma y el contento proceden de una mente centrada y concentrada, nunca de la dispersión inatenta.
7. Sé amable contigo mismo. No te juzgues. Procura no mentirte y asumir responsablemente lo que sientes o percibes de tu persona profunda —inconsciente—, aunque ocasionalmente te choque o contraríe. Esta actitud te llevará a ser mucho más justo, objetivo y ecuánime de lo que imaginas, con los demás.
8. Descubre y amplía los potenciales creativos de tu mente, dales un cauce adecuado, cultívalos. Son un camino para el aprendizaje y el desarrollo personal que te proporcionará grandes satisfacciones.
9. No niegues ni rechaces tus sentimientos de vulnerabilidad, miedo o debilidades. Tu peor aliado es la división o disociación neurótica. Acéptalos como partes integrantes de tu totalidad. No lo son todo, pero están ahí. Si algo nos rescata de fantasmas, es la desnuda realidad.
10. Confía en ti mismo por encima de todo, en tu ser o personalidad profunda. Permítete ser auténtico, sincero, generoso, y sobre todo, compasivo. No se trata de inventarte tales cualidades, ni de postureos auto-impuestos, sino de abrirte definitivamente a los fundamentos inconscientes de tu humanidad esencial e inmanente. 

Zazen en «Luz Serena» / Ango de Verano —Agosto de 2019—

Por Manuel J. Moreno Aún reverbera en mi interior la tenue y singular melodía de los millares de ramilletes de hojas acariciadas por el viento que corona los altos pinos del bosque. Es el bello y armonioso entramado boscoso que envuelve y abraza el complejo de...

ACERCA DEL SUICIDIO

“La carencia de sentido impide la plenitud de la vida y significa por ello enfermedad. El sentido hace muchas cosas, quizá todas, más soportables. Ninguna ciencia sustituirá al mito y no resultará mito de ninguna ciencia.”

C. G. JUNG

Una de las fallas en la motivación humana por vivir se encuentra seguramente en la voluntad de quitarse la vida, comúnmente denominada suicidio. Asturias lidera, junto con Galicia, las tasas anuales de suicidios en España. Según el presidente de la sociedad española de psiquiatría, julio Bobes, unas 160 personas consuman al año el acto suicida en nuestra región. (…)»

El Mito del Mal

«Tendemos a considerar el mito como un embuste, fantasía o creencia errónea. Sin embargo, lo mítico nos permite conectar con realidades que no sabemos bien como explicarnos del todo, brindándonos un horizonte desde el que dialogar con lo simbólico, entendiendo por ello, el eco de realidades primordiales y constitutivas.

´El mal´ es uno de esos mitos humanos fundamentales alusivo de una realidad recurrente que se nos representa, una y otra vez, a lo largo de la experiencia cotidiana, despertándonos a un universo que sabemos está “ahí”, en algún recodo de nuestra circunstancia vital, tanto en lo colectivo como en lo personal. (…)»

Leer más