«De la cruel ley de la enantiodromía sólo escapa quien sabe diferenciarse de lo inconsciente, pero no por haber operado su represión -pues en tal caso su inconsciente se limitará únicamente a sorprenderlo por la espalda-, sino por haber tenido el acierto de representárselo de un modo visible como algo que es distinto de él.»

Carl Gustav JUNG
-Inconsciente personal e inconsciente suprapersonal o colectivo-

A %d blogueros les gusta esto: