«Lo que subyace a las cuatro Nobles Verdades es el hecho de que nadie puede cambiar la vida misma, pero el hombre posee la capacidad de cambiar su actitud y aprender a vivir con su duhkha (in-tranquilidad).
Dogen (1200-1253), fundador del zen soto, decía que «las flores hermosas mueren porque nos lamentamos por ellas, mientras que crecen las malas hierbas porque las aborrecemos»
Si un hombre se enfrenta con su Duhkha y observa la realidad de manera objetiva, logrará superar sus ataduras centradas en el ego (anatman), en la que el ego es sólo una parte.»

Mokusen Miyuki
—Budismo y psicología junguiana—

A %d blogueros les gusta esto: